Portal de navegación del colectivo literario La Tribu 11:

http://latribu11com.blogspot.com


8/9/09

Blanca, entrevistas, y también algo de Cortázar

Nos conocimos con Blanca (Blanca Miosi) hará dos años y medio, en Bibliotecas Virtuales. Entre cuentos y novelas, hemos recorrido juntas caminos de aprendizaje, de pesares y alegrías. Nos hemos divertido, también. Blanca ha publicado su segunda novela y va por la tercera; es mujer ocupada en mil cosas, y sin embargo, !tiene tiempo para entrevistarme!

Y yo, que borroneo cuentos un día sí y veinte no, y no más que eso, me emocioné, me puse extremadamente nerviosa, y en responderle gasté tanto las palabras que tenía conmigo, que he quedado en sllencio durante un par de semanas.

No poco ayudó a ese silencio el leer en el blog de Pepsi la entrada que abrió a propósito de la entrevista. Sabía que estaba armando un pdf. No que lo acompañaría sembrando datos jugosos sobre Estherlix (según ella, me caí de pequeña en una marmita de mate, y eso me otorgó poderes de lectura asombrosos).

Para quien desee leer ambas entradas:
(Aseguro al potencial lector que podrá encontrar, en ambos blog, entradas bastante más interesantes)

Versión On-line de la entrevista:




O en formato pdf para descargar en el siguiente enlace: Esther: una dama misteriosa




Y como Cortázar nunca te deja solitario, rumiando palabras que no encuentras, le pedí prestada una de sus Historias de Cronopios y Famas, para Blanca y Pepsi. Le juré que ambas son cronopios de buena ley, y entonces me dijo que sí.

Conservación de los recuerdos (Julio Cortázar)

Los famas para conservar sus recuerdos proceden a embalsamarlos en la siguiente forma: Luego de fijado el recuerdo con pelos y señales, lo envuelven de pies a cabeza en una sábana negra y lo colocan parado contra la pared de la sala, con un cartelito que dice: «Excursión a Quilmes», o: «Frank Sinatra».
Los cronopios, en cambio, esos seres desordenados y tibios, dejan los recuerdos sueltos por la casa, entre alegres gritos, y ellos andan por el medio y cuando pasa corriendo uno, lo acarician con suavidad y le dicen: «No vayas a lastimarte», y también: «Cuidado con los escalones». Es por eso que las casas de los famas son ordenadas y silenciosas, mientras en las de los cronopios hay una gran bulla y puertas que golpean. Los vecinos se quejan siempre de los cronopios, y los famas mueven la cabeza comprensivamente y van a ver si las etiquetas están todas en su sitio.



8 comentarios:

naTTs R dijo...

¡Esther!

Rumbo a la fama, ¿cierto? A mi me parece que Pepsi tiene razón con eso de la marmita. ¡Porque la metáfora y tú lo valeis!

Te digo que aunque no hayas escrito nada serio tu labor en prosófagos merece mención a parte. Y con ese talento para corregir y sugerir, pero sobre todo, con esa paciencia, pronto tendrás tu oportunidad, como Blanca.

Con el paso del tiempo una entiende que esto de volverse escritor es cosa de tiempo y madurez, y hay que dar muchos pasitos antes del gran salto.

Dama misteriosa, nos vemos en prosófagos. Un placer de entrevista.

Besos,

naTTs

pd: ¡que alegría ver que actualizas! Me paso a veces y veo que te monopolizamos en prosófagos. Culpa nuestra. ¡Nos leemos!

Boris Rudeiko dijo...

Hola, Esther,
Me alegra verte entrevistada por una de las escritoras más famosas del foro, Blanca Miosi, nuestra Blanca. Ya dije que esta entrevista debería estar en el foro entrevistas, pero no me hicistéis caso. Me alegra también ver que has regresado a tu blog, con el trabajo que te damos los del equipo de Prosofagia y los que queremos llegar a escribir bien y publicamos en Prosófagos.
Gracias por tu ayuda permanente.
Besos,
Boris.

B. Miosi dijo...

Querida Esther, muchas gracias por esa mención, y estoy de acuerdo con quienes me preceden: En Prosófagos te tenemos verdaderamente acaparada. Tu entrevista fue muy aleccionadora, y estoy segura que ahora te conocen un poquito más, lo que me tomó de sorpresa fue que Pepsi sin necesidad de entrevista ni nada sabía más cosas que tú y yo de ti!, ja, ja,

Gracias por decirle a Cortazar que somos cronopios de buena ley, sé que el te creerá, aunque aquí entre nos, la bullanguera es Pepsi. Sí señor.


Seguiré su consejo y pondré la momia negra detrás de la puerta, prefiero el cartelito con el nombre de Sinatra, je, je...

Un beso, amiga,
Blanca

Esther dijo...

Hola, NaTTs, !gusto de verte por
aquí!

!Pepsi tiene cada ideas! Esto de Estherlix cayéndose en una marmita es una de esas imágenes que uno se pregunta: ¿y de dónde las saca, por favor, de dónde?,jejejeje.

Tienes razón, claro que sí. Voverse escritor requiere de tiempo y madurez, no es cosa de un día. Procesos internos, y no solo en referencia a aprender a escribir, también en lo humano. Y es bueno ir madurando en compañía, ¿no? Fíjate que si una novela o una antología de cuentos constituyen un puente entre el autor y el lector... cuánto más lo es cuando se trata de un foro, donde el autor y el lector están ambos, allí, opinando y respondiéndose.

Nos vemos en Prosófagos, entonces, dama constructora de muros, jejejeje.

Cariños,
Esther

Esther dijo...

¡Gracias, Boris! Blanca, además de su condición de escritora, ha demostrado ser una excelente entrevistadora. Mira, al leer las preguntas… me dije: ¡qué claro que tiene el hilo conductor! Porque están construidas en una sucesión con una lógica total.

Sipi, regresé al blog, y de a poco, estoy también regresando a los blogs de los amigos, pasando por uno y por otro… ¡y la cantidad de novedades que encuentro!

Ah, nada de gracias, compañero. ¿O caso se olvida de cuánto he aprendido yo de usted?
(aquí me falta el emoticón del bichito que da vueltas y baila. Dalo por colocado, jejejeje).

Cariños,
Esther

Esther dijo...

No me des las gracias, Blanca… ¡más bien es al revés! Y claro que ahora me conocen un poquito más… aunque pepsi sabe más de mí que vos y yo, por supuesto. Ella es así…

Adelante con el cartelito de Sinatra. Adelante con todo lo que no sea momias negras, jejejeje. ¡Por supuesto que sos un cronopio en buena ley! Cortázar me lo aceptó, verás…

Oye, pasé por tu blog y ví un par de artículos nuevos e interesantes, pero el tiempo me era escaso para terminar de leer a fondo. Espérame hasta mañana, y ando de nuevo por allá, con la entrevista última y el tema de la construcción del narrador.

Y otra vez, Blanca, amiga… muchas gracias por entrevistarme. Ha sido emotivo, y en toda la acepción de la palabra.

¡Cariños!
Esther

DNAZ FRANCO dijo...

Fíjate que no había visto esa revista de Pepsi. En un momento más me descuelgo por allá, pero quería pasar a comentarte para demandarte con gritos y sombrerazos que dejes de comentar por algunas semanas y escribas alguna carta desde aquél alféizar que nos contaste antes.

Ya.

Un esperanza,
D

Esther dijo...

Ah, D... sipi que volveré hacia atrás, aunque quizás no al alféizar —¿por qué la RAE insiste en que no es aguda?—. En eso andamos...

Gracias por la preocupación (emoticón sonriente)

Abrazos,
Esther