Portal de navegación del colectivo literario La Tribu 11:

http://latribu11com.blogspot.com


9/8/09

Revista Literaria Prosofagia — Primera parte

Es curioso que, fomando parte del staff editorial de Prosofagia, recién luego de publicar el tercer número actualice mi blog y hable de ella. No, no es curioso: ha devorado, literalmente, buena parte de mi tiempo disponible para la vida virtual.

Todavía creo que estamos algo locos por lanzarnos en una aventura semejante: foreros casi sin formación o experiencia periodística, que se comunican exclusivamente por vías virtuales, sin lugar de trabajo y sin trabajar para Prosofagia —o sea, sin sueldo con el que comer todos los días—, sin dinero, ensayando un proyecto que abarca los doce meses de cada año.

Pero, en general, los prosófagos estamos algo locos, así que... ¿qué tiene de raro?

Pero, en general, los prosófagos tienen mucho que dar de sí. Relatos, poemas, artículos, ensayos. Fotografías y dibujos y pinturas. Conocimiento. Ideas. Imaginación. Somos muchos, y llegamos al foro desde dos continentes, cargados con las más disímeles expectativas y habiendo recorrido los más dispares caminos.

Con tal potencial, ¿cómo no pensar, suponer, soñar con atreverse a derrumbar los muros del "no se puede" y construir otros que, más que muros, sean redes de comunicación?

Felicitémonos, entonces. Todos: los que han puesto el hombro y los que han sido generosos con sus creaciones y con su tiempo y los que creyeron y apostaron a que sí, a que valía la pena. Todos los que han compartido la emoción de ingresar al foro un día cualquiera, y ver, en el tablón de anuncios, una imagen con un link: el número está en la calle.


13 comentarios:

DNAZ FRANCO dijo...

Esther:

Nada de locos. Bienvenidos al siglo XXI, que poco a poco todas estas cuestiones se llevan a cabo por grupos de personas interesadas que ni siquiera viven en el mismo continente, que ni siquiera se conocen cara a cara, que ni siquiera conocen su identidad real en ocasiones, sin importar su formación técnica o académica. Claro, los resultados varían en el grado de éxito.

Que esta revista tenga un nivel bueno en lo que respecta a los contenidos, a la presentación, a la difusión y a la ambición es testamento de las cualidades de los participantes como personas.

Felicitaciones, entonces, al mundo virtual, que todavía cuenta con personas como las que representa "Prosofagia".

D

DNAZ FRANCO dijo...

Ah, se me olvidaba: Qué agradable es encontrar un blog tan minimalista. Hay unos, como el mío, que nomás le faltan luces de navidad y flamingos plásticos a la entrada para ser más bien bazaar bizarro. Aunque ya lo parecen…

En fin, que está bonito tu esquema de presentación.

D

B. Miosi dijo...

Ya era hora, mujer, que aparecieras, y cambiaras el columbio por otro, ja, ja,

Me encanta tu blog, como dice Dnaz, minimalista. Yo lo tengo con mucho colorinches, ¡me encanta el rojo! ja, ja,

Dices bien: sólo a una partida de locos pudo ocurrírsele llevar adelante un proyecto que consume la única parte de tiempo descansable... Pero el resultado está siendo maravilloso.

Felicitaciones, Esther, a ti y a toda tu plantilla de colaboradores.

Aquí llueve a cántaros desde hace dos horas, la temperatura está en 21° y las calles se han convertido enríos, ¡Ah, esta Caracas impredecible!

Muchos besos!
Blanca

g.l.r. dijo...

Hola, Esther. Vengo del blog de Blanca Miosi -debo ser un fan incondicional-, y me he acercado al tuyo animado por los elogios que ella te dedica.
He accedido a Prosofagia en alguna ocasión -estoy, incluso, registrado-, pero nunca he participado. No obstante, la labor que hacéis me parece digna de admiración y no puedo más que felicitaros por ello. Habéis conseguido crear un centro de reunión para los amantes de la literatura, y eso es siempre fuente de creación, de debate, y de aprendizaje.
Mi más sincera enhorabuena.
Un saludo afectuoso.

Esther dijo...

Pues, D, sospecho que en todos los siglos estas cosas se llevaron a cabo de forma similar: pero solo en el 21 en las condiciones que decís: las personas ni siquiera se conocen cara a cara, y si te descuidás, ni siquiera poseen los datos mínimos para ubicar a los otros fuera de la red. ¿Estamos en el inicio de la curva ascendente de la ola? Dentro de viente años, imaginate, hasta puede ser que seamos parte de los libros de estudio; y nuestros nietos le muestren , a sus compañeritos de escuela, las menciones: “¿Ves, ves? ¡Acá estuvo mi abuelo, en eso que dicen era una revista- foro, una cosa importantísima de donde vino la destrucción de la literatura! ¡Mi abuelo sí que es famoso!”.
Broma, lo anterior, por supuesto. Hablando en serio: es buena tu referencia a las cualidades de las personas. Es bueno no olvidar que siempre hay personas detrás, no simples computadoras que lanzan unas páginas cada tanto. No sé, en este caso, cuántas son las cualidades relevantes de las personas, pero por lo menos hay una: intentar que funcione y que funcione en forma responsable.

Ahh… Sipi, minimalista; me alegra que te guste… no soy de las personas más aptas para esto del diseño gráfico (o de cualquier diseño). Además, el muy bendito me juega malas pasadas continuamente: las diferentes letras en distintos textos no constituyen un recurso deliberado, créeme. Simplemente el blog me vuelve loca. Las luces de navidad, dale, ponelas nomás… pero ¿flamingos de plástico? Y de color rosa, seguro… ah… ¿peluches no sería mejor? Jejejeje. Pero ta bien, ¡vos avisás que tu blog es un desliz hacia lo insano!

Gracias por pasar por aquí… y un abrazo,

Esther

Esther dijo...

Jajajaja… sí que era hora que cambiara el columpio, Blanca. No sabés la cantidad de polvo y arañas que encontré en todos los rincones… pasé un buen par de horas intentando limpiar y adecentar el blog. Mas, al final, igual terminó quedando el columpio, pero en otro lado, jejejeje. No sé si será uno de mis mejores cuentos, ¡pero sí creo que es el más difundido!

Más vale que pepsi no aparezca y lea tu comentario: a ella también le encanta el rojo, y cree que mi blog es aburridísimo y que necesita mucho rojo por todos lados. Pero, la verdad es que a cada uno lo suyo; si intentara un diseño como el de tu blog, el de D o el de otros, sería malísimo el resultado, porque no va conmigo. Aunque esa espléndida fotografía que tenés arriba de todo en tu blog… no me parecería nada mal que luciera aquí, jejejeje.

¿Estamos bastante locos? ¿Lo suficiente? Ah, el caso es que si funciona, Blanca, entonces incluso el que consuma “la parte descansable del día” se vuelve menos inhóspito. Todavía falta bastante, ¿no? Pero vamos rodando, y cada número hay más gente implicada y más producciones de más gente. Y eso es excelente.

¿Te dije que me alegra que andes por aquí? ¿No? Pues sí, es toda una alegría. Y aunque por aquí no llueve como en Caracas, todos creemos que lloverá dentro de un par de días: los metereólogos así lo anuncian. Mientras tanto tenemos unos días de una temperatura alta para ser todavía invierno.

Cariños,
Esther

Esther dijo...

¡Hola, g.i.r.! Sí, recuerdo un nick “g.i.r.” en Prosófagos… así que eres vos, y fan de Blanca, y dedicado a la literatura, y así llegaste a este blog. Bienvenido, entonces, por estos lares; pasé recién por tu blog, aunque solo así, de pasada; regresaré con el tiempo que merece el detenerse a leer.

Oye, me alegra tu comentario acerca de que hemos creado un centro de reunión para amantes de la literatura. Hace bien escuchar estas cosas… Mucho.

Así que ¡gracias por pasar, y dejar un comentario como este!

Abrazos,
Esther

pepsi dijo...

vale! yo acepto que el día que Estherlix ponga, sólo, el título de su blog en rojo, esa será señal inequívoca del fin de los tiempos.
Yo he aprendido a querer (de amar) ciertos minimalismos. Y me consta que a Esther, por su parte, le sucede a la inversa.

Pero, pero peeeeeeeeeero, los flamingos rosas siempre tienen que ser de plástico, por Dios! que el ser hortera de bolera tiene sus normas, no se puede hacer al turuntuntún. Y ahora que lo pienso, voy a poner uno en mi blog. Me habéis dado una idea, graciassssssss!

besos, querida Estherlix. Y ya arreglaremos el blog para que luzca y rebrille todo ese gris plata mínimo, jajajaa

pepsi

Darthz dijo...

Y a veces el mundo se merece que nazcan locos así, que hagan locuras así, que vivan de estas locuras.

=)

Esther dijo...

Ta bien, Pepsi... los flamingos rosados, únicamente de plástico. Es cierto, tenés razón:

«Pero, pero peeeeeeeeeero, los flamingos rosas siempre tienen que ser de plástico, por Dios! que el ser hortera de bolera tiene sus normas, no se puede hacer al turuntuntún.»

Pero el gris plata (élfico, además...) es bien bonito, ¿no es así?

Besos!

Esther dijo...

!Qué bueno verte por aquí, Darthz!

Y vos no te quedas a la zaga, ¿eh? Las personas cuerdas, ya se sabe, no emplean su tiempo en escribir ensayos sobre literatura, jejejeje.

Ya tendremos oportunidad de reunir demencias... Espero, por lo menos, que sea así.

Un abrazo transoceánico,
Esther

Anónimo dijo...

Por si te sirve, Esther; sólo por si te sirve, te remito estas palabras de Jacinto Benavente, que seguramente conocías y puede que incluso aún bullan en tu cabeza: "En asuntos de amor (a la literatura, también, por supuesto), los locos son los que tienen más experiencia. De amor no preguntes nunca a los cuerdos; los cuerdos aman cuerdamente; que es como no haber amado nunca".

Seguid trabajando como lo hacéis, que vuestro esfuerzo, más pronto que tarde, será recompensado.

Saludos.

Ángel.

Esther dijo...

Muchas gracias, Angel, por tu comentario. No tenía presente esta cita de Benavente, o mejor dicho, tenía presente la frase, pero no-literal y sin conocer su autor.

Sí, haremos todo lo posible para continuar adelante, y espero que "la locura" no se transforma en cordura!

Un abrazo,
Esther