Portal de navegación del colectivo literario La Tribu 11:

http://latribu11com.blogspot.com


28/11/07

Ventilación

En un día laboral y en invierno, a esa hora - las veintitrés- la mayor parte de los vecinos están atentos a los programas televisivos, o ya estableciendo acuerdos con su reloj-despertador. Fue ésa, aproximadamente, la hora en la que el edificio quedó a oscuras, como a veces sucede en épocas de crisis energética. El abrupto cese de motores y músicas dio paso a un leve sonido de roces, que un minuto antes eran indetectables. Ella estaba en el pasillo de su piso, el tercero, con una bolsa de basura en cada mano. Ciega, la invadió el pánico; su imaginación echó raíces profundas, alimentada en madrugadas insomnes y películas de bajo presupuesto. Instintivamente se arrimó a la pared, y comenzó a deslizarse -reptar- por la superficie rugosa, aferrada a sus bolsas repletas de desechos, intentando volver atrás en sus pasos y alcanzar el refugio de su departamento. Cuando llegó a una puerta, tanteó la madera, hasta encontrar la “E” en relieve. Ya tranquila, apoyó las bolsas en el piso y buscó las llaves en el bolsillo de atrás de los vaqueros.

A la mañana siguiente, un vecino madrugador encontró el pasillo sembrado de cáscaras de naranja, yerba mojada y toallitas higiénicas sucias. Fue necesario ventilarlo para eliminar la incómoda fetidez de tanto desperdicio. Una semana después, también fue necesario ventilar muy bien el departamento 3º E.

12 comentarios:

pepsi dijo...

Hola Esther!!!!

Ufffffffffff! sabes, yo vivo en el 3ºD, jajaja. Me libré por poco!

Ya sabes que me encanta esta historia (y las ocultas abejas mutantes, jeje)

besosssss,
pepsi

Esther dijo...

!Ah, Pepsi! Por las dudas, te aconsejo que, si hay apagón en el edificio... no salgas con la basura.
Por las dudas que las abejas mutantes estén al acecho (jajajajaja)

Cariños,
Esther

hanksiolitico dijo...

Magnífico micro.
Te apunto una cosa que me ha despistado (cómo no, siempre ando despistándome); cuando leo "Ella estaba en el pasillo de su piso", imagino que ella está en un pasillo en el interior de su piso. Así la he imaginado todo el rato, reptando por la pared de su casa con las bolsas de basura. Por eso me ha pasmado leer que buscaba el refugio de su apartamento, ¿un refugio dentro de su propio apartamento?
Por lo demás, buenísimo.

Esther dijo...

¡Ah! Hank, gracias por la consideración acerca del micro...
Mmm... creo que aquí podemos tener un problema de uso diferencial del lenguaje en ambos países. El pasillo es exterior al departamento, es el pasillo que comunica todos los departamentos del mismo piso entre ellos, la escalera y el ascensor. Ella había salido de su departamento para deshacerse de la basura (colocarla, seguramente, en un espacio determinado, por donde luego pasa a recogerla el portero o encargado del edificio).
¡Sí que te debés haber hecho lío al llegar al final!

Un abrazo,
Esther

Anónimo dijo...



Hola, Esther:



Me ha remolcado hasta aquí la estela de una evidencia de facilidad para el pensamiento. Una miguita que dejaste en el camino y que, en hilera con otras, ha hecho las veces, primero: de reclamo; y después: de sirga de cabrestante.

Me alegro de haber hecho el viaje. Detecto en tu escritura muchos valores, también ciertas lagunas; aunque dada la juventud que te presumo, y la energía de que me consta eres continente, fácilmente reparables.

El micro-relato es magnífico. Lo consideraría incluso un chef-d'œuvre si hubieses advertido y aprovechado la insuperable oportunidad que te procuraba la supresión de esta información:

"...intentando volver atrás en sus pasos..."

¿Te das cuenta de que elidiendo ese complemento el relato adquiere muchos más significados?
Ya no se sabría si salía de su casa para deshacerse de las bolsas, o si venía de la calle hacia su casa, con ellas.

Así como yo lo veo, utilizando esa ambigüedad activa, el relato se inviste de cuento, cualquiera sea su longitud.

Volveré.

Blacker crow than ever

Anónimo dijo...

uf uf

Esther dijo...

Hola, anónimo
(Blacker crow than ever)

Un gusto que hayas seguido el reguero de migas hasta aquí; y que te hayas detenido en este micro... al cual le tengo un afecto especial, porque fue la primera vez que logré escribir un texto en menos de una carilla A4

Tu observación es sumamente atinada; confieso no haber pensado en ello en su momento (ni tampoco luego); sin embargo, quizás quedaría excesivamente ambiguo... o bien el lector podría preguntarse por qué ingresa con bolsas de residuos al edificio, lo cual, sumado a otras incertezas existentes en el texto, no sé... ¿se volvería algo confuso?

Lo pensaré con detenimiento...

(las lagunas están a la orden del día, aunque tanta juventud...Mmm... !tanta no es!)

Un abrazo,
Esther

Boris Rudeiko dijo...

Hola, Esther,
Conocía este micro, pero creo no haberte comentado lo mucho que me gusta. Me recuerda a mi "Pilar, una mujer sola" sólo que en el tuyo la mujer es joven o no muy mayor como Pilar,tu prota lleva vaqueros. Qué miedo da la situación que nos haces ver con tu descripción. Y qué olor. En eso también hemos coincidido. Es curioso.
Besos,
Boris.

Esther dijo...

Hola, Boris

Me alegra que te gustara, sobre todo "mucho"...jejejeje.

Sí, hay puntos de coincidencias con Pilar, lo cual no es para nada raro, ambos micros tratan sobre situaciones similares; también veo a Pilar como bastante mayor en edad que la protagonista de Ventilación; de hecho, creo que esta última es una mujer joven.

Un abrazo,
Esther

palabras dijo...

Saludos, este tambien me lo conocia, y creo que tambien te lo comenté en los foros.

Un texto cortito pero curioso :)

Por cierto, no sabía que hierba podía escribirse :P

Un beso, nos leemos.

Esther dijo...

"Ventilación" es uno de mis micros que originan todas las discusioes, jejejeje... es curioso, cómo no, Palabras.

Yerba: no es hierba, no. "Yerba": yerba mate, con la cual se prepara el mate. En la mayoría de las bolsas de residuos de mis pagos encontrarás, siempre, muchísima yerba...

Un cariño,
Esther

palabras dijo...

Pues ya sé algo nuevo ;)

Por cierto, tengo un vaso para tomarlo con su cañita metalica y todo. Pero la argentina que me lo regalo no me dijo nada de lo que se le echara, ni como se preparaba, y ahí lo tengo en una bolsa del ropero,jajajaj


Nos leemos.